Muchos creerían que la fama y talento serían suficientes para que se les abran todas las puertas del mundo, pero el tenista suizo no contaba con este estricto personaje. Federer fue detenido en un acceso a los vestidores del Abierto de Australia luego de que un guardia de seguridad hizo respetar las reglas, pues como Roger no traía su acreditación a la mano este no le dejó entrar. Momento viral en instantes.

Guardia hace respetar las reglas y niega acceso a Federer por no llevar su acreditación

Foto: @NogueraPulido

Vamos a ver cómo pasaron las cosas. Roger Federer participa en el Abierto de Australia, torneo donde ya se ha clasificado hasta los Octavos de Final luego de que este jueves venció al norteamericano Taylor Fritz, por lo que el suizo anda por ahí en las instalaciones del torneo recorriendo y caminando.

En una de esas cuando quiso entrar al vestidor de este torneo de Grand Slam, pensó que su fama sería suficiente para poder entrar a cualquier parte pero un guardia notó que el suizo no llevaba su acreditación por lo que le pidió que la presentara o si no, no le iba a dejar pasar. ¡Y se lo cumplió!

Roger Federer se quedó asombrado de que lo detuvieran, pues nunca había sufrido de un percance así por lo que su reacción fue la de poner una cara de seriedad que pocas veces se le ve y esperar a uno de los miembros de su equipo, pues este tenía su acreditación.

El guardia desvió la mirada de Federer y soltó una sonrisa discreta, pues en apariencia sí conocía al tenista pero no quiso entrar en detalles por no dejarlo entra. Roger no discutió y una vez llegó su compañero, ambos entraron al vestidor. Este momento se hizo viral de inmediato pues como era obvio, muchos creían que por ser Roger Federer no pasaría por algo así, pero aplaudieron el profesionalismo del guardia de seguridad.

Guardia hace respetar las reglas y niega acceso a Federer por no llevar su acreditación

Getty Images

En torneos como el Abierto de Australia los jugadores, entrenadores, oficiales, miembros de los medios de comunicación etc. reciben cordones con insignias que tienen su nombre y foto, además de describir su papel en el torneo y un código de barras que se puede escanear en los puntos de revisión de seguridad.

Roger Federer olvidará pronto este incidente para concentrarse en su partido del domingo 20 de enero, pues se medirá al griego Stefanos Tsitsipas en los Octavos de Final. Se tiene previsto el duelo para la tarde así que ya veremos qué pasa con el tenista suizo.