América rescató el empate 2-2 en su visita al Necaxa gracias a una media tijera de Henry Martín a cuatro minutos del final. El resultado fue un negocio redondo para el América, tomando en cuenta que jugó con un hombre menos por más de 50 minutos y que el local le había apedreado el rancho en la última media hora.

La mala noticia para el Ame es la maldición de Guillermo Ochoa, quien en su noveno juego en su segunda etapa en la Liga MX volvió a recibir goles y ya son 17 tantos desde que regresó a México.

Por segundo partido consecutivo, América terminó con 10 hombres después de la expulsión por roja directa de Guido Rodríguez, quien tiró una plancha sobre Claudio Baeza, y aunque no lo impactó de lleno, el silbante castigó la imprudencia de la entrada a los 37 minutos. En el juego contra Cruz Azul, las Águilas perdieron a Roger Martínez, también por una roja directa.

Mexsport

Eso y una atajada de Guillermo Ochoa resumen las mejores acciones en el primer tiempo, el cual finalizó sin goles y sin emociones serias, por lo que todo quedó para el segundo tiempo.

Necaxa quiso sacar ventaja de la superioridad numérica en el terreno de juego e impuso condiciones y pudo abrir el marcador a los 59 minutos con un disparo de Maximiliano Salas que ya se cantaba como gol, pero Ochoa hizo la mejor atajada desde su regreso a México con un lance a mano cambiada.

América supo aguantar y encontró el tesoro a los 67 minutos tras un balón recuperado por Renato Ibarra tras un error de Ventura Alvarado por la banda derecha, desde ahí buscó un espacio por el centro y sacó un disparo raso al segundo poste que infló las redes del Necaxa.

 

Sin embargo, al América le hacen al menos un gol por partido desde hace nueve partidos y en Aguascalientes no fue la excepción y cuatro minutos después del gol del Ame, Mauro Quiroga empató el partido con un cabezazo letal, para el cual supo ganarle el espacio a su marcador.

 

A partir de ese momento, Necaxa comenzó a acosar el área del América. Salas pudo hacer el segundo tanto, pero falló un remate claro, aunque el segundo gol de los rojiblancos no tardó en llegar. A los 80 minutos, Bruno Valdez intentó cortar un centro raso, pero no alcanzó a contactar el esférico. Este movimiento hizo pantalla a Emanuel Aguilera, quien no vio la trayectoria del balón, que le pegó en las piernas y terminó marcando en su propio arco.

 

Pero a cuatro minutos del final, América encontró el tanto del empate con una tijera de Henry Martín. El delantero mexicano controló el balón con el pecho de espaldas a la portería antes de que la bola cayera al césped lanzó una tijera que tomó por sorpresa a Hugo González.