Foto: Getty Images

Suele pasar: La curiosa historia de Thomas Tuchel y su error al enviar un mensaje cuando dirigía al Dortmund

¿Alguna vez has enviado un mensaje a una persona que no era? Algo así le pasó a Thomas Tuchel. El entrenador del PSG vivió una situación similar cuando dirigía al Borussia Dortmund y al parecer, le terminó costando el puesto en el club alemán.

De acuerdo a información de France Football, Thomas Tuchel no tiene guardado el número de Leonardo, el director deportivo del Paris Saint Germain (y que hace unos días habló de la llegada de Cristiano Ronaldo) debido a una especie de trauma que le quedó tras su paso por el Dortmund.

El rumor surge justo cuando Thomas Tuchel está en la cuerda floja del banquillo parisino. Y eso que fue el primer entrenador que llevó al equipo a una final de Champions League, aunque la terminó perdiendo ante el Bayern Múnich.

La historia de Thomas Tuchel en el Borussia Dortmund

Resulta que cuando Tuchel dirigía al Borussia Dortmund, tomó su celular y escribió una dura crítica hacia Michael Zorc, director deportivo del conjunto alemán. Thomas estaba seguro de que el mensaje se lo había mandado a Olaf Meinking, una especia de manager que tenía el directivo.

El problema es que toda esa crítica se la mandó al propio Zorc. No tuvo respuesta en ese momento pero el error ya lo había cometido. Michael ahora sabia todo lo que Thomas Tuchel pensaba de él.

Suele pasar: La curiosa historia de Thomas Tuchel y su error al enviar un mensaje cuando dirigía al Dortmund

Foto: Getty Images

Pasó una temporada en donde el Dortmund fue eliminado de la Champions League en Cuartos de Final, terminó tercero en la Bundesliga y conquistó la Copa de Alemania. Se podría pensar que no fue un año tan malo para un equipo que no suele pelear en los grandes planos europeos.

No obstante la directiva del Borussia Dortmund, encabezada por Michael Zorc, optó por darle las gracias a Thomas Tuchel. Es por eso que ahora el alemán ha decidido no tener el contacto de Leonardo guardado en su celular. Si el director deportivo necesita algo, le escribirá pero no será uno de los “amigos” que tiene en el móvil.