Getty Images

El día de Navidad en que un portero se quedó en el campo de juego cuando el partido ya estaba suspendido por neblina

En 1937 ocurrió un hecho extraño durante un partido en Navidad, el Charlton Athletic visitaba al Chelsea y olvidó a su portero por la neblina

La Navidad y el fútbol guardan una relación un tanto cercana, debido a las fiestas al rededor del mundo casi no se disputan partidos y esto es una tradición de antaño. Existen sus excepciones, como la que contaremos a continuación que involucra a la liga inglesa, el Chelsea, la neblina y al Charlton Athletic por la cuenta de Twitter: @histoporte_

¿Qué pasó en la Navidad de 1937?

Corría el año de 1937, un 25 de diciembre se celebró un partido entre el Chelsea como local y recibió al Charlton Athletic por la liga inglesa de aquel año. La Navidad pintaba bien para disputar un partido de futbol, pero el clima londinense no iba a dejar que se llevara a cabo de manera normal.

El día de Navidad en que un portero se quedó en el campo de juego cuando el partido ya estaba suspendido por neblina

Getty Images

La visibilidad era muy mala, el partido arrancó como corresponde pero a los pocos minutos el desarrollo del encuentro no podía hacerse de ninguna manera, a tal grado que los jugadores no se podían ver entre sí, lo que imposibilita la practica del futbol.

Ante este caso, la decisión del árbitro fue sencilla y tajante, suspender el partido. Las condiciones no estaban aptas para seguir el partido.No se ve nada“, dijo el colegiado y mandó a todos a las regaderas, el partido no continuó por las pésimas condiciones climáticas.

Todo parecía normal para el árbitro y para los equipos, pero sucedería un hecho sumamente extraño para el Charlton Athletic que quedaría en los anales de la historia del futbol y de la Navidad para el resto de la historia de la humanidad.

¿Qué fue lo que sucedió? El portero del Charlton, Sam Bartram se quedó en la cancha por 15 minutos sin saber que el partido había sido suspendido. No escuchó cuando el árbitro dio la señal de todos a vestidores y el arquero seguía atento por si había algún embate del Chelsea.

Después de 15 minutos, Bartram vio una sombra pero no era ningún jugador rival, era un policía que le informó que el partido había sido suspendido y que no quedaba nadie más en el campo y se retiró de la cancha tras la indicación de la autoridad.

Top Relacionadas