Foto: Getty Images

Invicto, resbalón de Terry y el fallo de ‘CR7’: La noche en la que el Manchester United le ganó la Champions League al Chelsea

Antes del Liverpool vs Tottenham, sólo había habido una final inglesa en la Champions League. Manchester United frente al Chelsea en el 2008.

Fue el 21 de mayo del 2008 en Rusia, cuando el Manchester United recibió al Chelsea, administrativamente hablando. Una noche plagada de estrellas entre las que figuraban Edwin van der Sir, Petr Cech, John Terry, Nemanja Vidic, Frank Lampard, Cristiano Ronaldo, Wayne Rooney o Didier Drogba. No todos tuvieron una ‘noche mágica‘.

Invicto, resbalón de Terry y el fallo de 'CR7': La noche en la que el Manchester United le ganó la Champions League al Chelsea

Foto: Getty Images

El Manchester United llegó al Luzhniki sin perder un solo partido en la Champions League. Ganó cinco partidos en la fase de grupos y sólo la Roma le pudo arrebatar un empate. En los Octavos de Final empató y derrotó al Olympique Lyon. En Cuartos derrotó a la ‘Loba‘ en los dos partidos y en semifinales, venció al Barcelona por un apretado global de 1-0.

El camino del Chelsea no había sido tan distinto. En la fase de grupos ganó tres partidos y empató los otros tres. En Octavos de Final empataron y vencieron al Olympiakos, mientras que en Cuartos el Fenerbahce los derrotó en el partido de ida, pero remontaron en la vuelta. Finalmente en las semifinales, vencieron al Liverpool con un global de 4-3. Estaban buscando su primer título de la Champions League.

La gran noche había llegado. La primera vez que dos equipos ingleses se veían las caras en la final de la Champions League. Cristiano Ronaldo como el máximo goleador del Manchester United con ocho tantos y Didier Drogba el del Chelsea con seis. Una rivalidad de la Premier, llevada al máximo torneo de clubes en Europa.

Invicto, resbalón de Terry y el fallo de 'CR7': La noche en la que el Manchester United le ganó la Champions League al Chelsea

Foto: Getty Images

Esa rivalidad llevó a ver un duelo muy parejo que se fue a tiempos extra, donde el Chelsea perdió a Didier Drogba al minuto 116 por una roja directa. Esa ausencia, terminó pesando en la tanda de penales de los ‘blues‘. que al final definiría el título de la Champions League.

Carlos Tévez cobró primero para el Manchester United, Michael Ballack lo empató. Lo mismo hicieron Michael Carrick y Juliano Belletti. Entonces llegó la primera sorpresa de la noche, Cristiano Ronaldo fallaría su cobro y así, le abrió las puertas al Chelsea para tomar la ventaja. Frank Lampard no la desaprovechó.

Hargreaves, Ashkey Cole y Nani no fallaron. Sin embargo, el capitán del Chelsea, John Terry, sería el gran villano de la noche. El inglés cobró su penal pero se resbaló y terminó mandándolo a la tribuna, para que iniciara la muerte súbita.

Anderson y Salomon Kalou lo hicieron perfecto. Ryan Giggs también anotó para el Manchester United pero Nicolas Anelka falló el penal decisivo. ¿Qué hubiera pasado si el penal de Terry lo cobraba mejor Didier Drogba? Son momentos que sólo da el futbol pero que seguramente, no ha olvidado el Chelsea.