En la Semana 15 de la NFL, los Houston Texans volvieron al camino de la victoria al derrotar a los New York Jets, por marcador de 29-22.

Las primeras dos ofensivas de los Texans y la primera de los Jets, terminaron en goles de campo. Ka’imi Fairbairn puso en ventaja a Houston. Pero cuanto New York pretendía tomar la ventaja, J.J. Watt provocó un balón suelto que Angelo Blackson recuperó en territorio rival.

Deshaun Watson no desaprovechó la oportunidad y con un pase profundo de 45 yardas a DeAndre Hopkins, puso distancia de diez. Misma que se vio aumentada en la siguiente serie ofensiva, con un gol de campo de Fairbairn de 53 yardas.

Parecía que se irían al descanso con ventaja cómoda, pero Robby Anderson metió en el partido y en el marcador a los Jets. El receptor se plantó dentro de la diagonales y Sam Darnold lo encontró con un pase de cinco yardas, para ponerse a una posesión de empatar.

La segunda mitad fue más pareja y los Jets pudieron empatar el partido. André Roberts anotó con una recepción de 13 yardas. Pero Jason Myers falló el punto extra que les hubiera dado el empate. Una vez más tuvo que ser Fairbairn quien aumentara la ventaja de los visitantes con un gol de campo de 49 yardas.

En esta ocasión la ventaja de 4 no fue suficiente. Sam Darnold comandó una serie ofensiva fructífera, en la que incluso se la jugaron en cuarta oportunidad. Al final Elijah McGuire se metió a las diagonales con un acarreo de 2 yardas y con el punto extra, que ahora sí no fallaron, tomaron ventaja de tres.

Poco les duró el gusto a los locales. En la siguiente serie ofensiva, Watson y Hopkins volvieron a conectar ahora de 14 yardas para tomar ventaja de nuevo. Quedaban dos minutos y quince segundos en el reloj.

Sam Darnold tuvo los controles para buscar lo que sería un triunfo épico. Sin embargo la defensa de Houston se plantó bien, presionó y forzó cuarta oportunidad. En la misma obligaron a mandar un pase que terminó siendo incompleto.

Fairbarin todavía tuvo tiempo de patear un gol de campo para poner una anotación de ventaja y devolverle el ovoide a los Jets con 54 segundos. El triunfo deja a los Texans con marca de 10-4.