Julian Edelman se convirtió en el séptimo wide receiver en ganar el MVP de un Super Bowl y el primero desde 2009, además de terminar con un dominio de quarterbacks y linebackers, que se habían repartido la distinción en las últimas nueve ediciones del Super Bowl.

Edelman hereda la distinción que obtuvo el quarterbak de los Philadelphia Eagles, Nick Foles, en 2018

cuando su equipo venció a los New England 41-33.

Getty Images

Edelman finalizó el Super Bowl con un registro de 10 recepciones para un total de  141 yardas en el triunfo 13-3.

La última vez que un quarterback no consiguió la distinción fue en 2016, cuando Von Miller, linebacker de los Denver Broncos le quitó el protagonismo a Peyton Manning en el triunfo tranquilo sobre los Carolina Panthers.

En cuanto a Tom Brady, de los seis Super Bowl que adornan su historia, el MVP sólo se le ha escapado dos ocasiones, la primera en 2005, cuando Deion Branch brilló más que la estrella de los Pats y la segunda en este año, cuando el reconocimiento recae en Edelman, uno de sus socios predilectos.

 

En total, 28 quarterbacks se han hecho de la distinción que comenzó a entregarse a partir de 1967, año en el que ganó el miembro del Salón de la Fama, Bart Starr, con los Packers y repitió al año siguiente.