Kalin Bennet, el primer basquetbolista con autismo que encesta en la División I

La vida de Kalin Bennet ha estado marcada por un sinfín de hazañas desde que el pronóstico médico indicó que nunca podría caminar ni hablar

Kalin Bennet es uno de esos ejemplos de superación que hace añicos las expectativas, tanto de vida como deportivas. A los nueve meses de vida fue diagnosticado con autismo y los médicos decían que debido a sus condiciones, no lograría caminar.

Sin embargo, Kalin no sólo logró caminar, sino que se convirtió en el primer jugador de basquetbol estudiantil con autismo en marcar puntos en un juego oficial.

Las primeras de muchas hazañas  

Su madre, Sonja Bennet, notó en los primeros meses de vida de Kelin que se desarrollaba de una manera más lenta respecto a su hermana mayor y antes de cumplir un año se le diagnosticó trastorno espectro autista.

El pronóstico indicaba que nunca caminaría ni hablaría, sin embargo, con la ayuda de terapia tres veces por semana, Kelin comenzó a comunicarse golpeando sartenes.

A los tres años de edad contradijo los pronósticos médicos, pues aprendió a caminar y a los siete años empezó a hablar. Esto apenas era el inicio de la hazaña, pues en tercer grado observó una exhibición de basquetbol y se enganchó de inmediato con el deporte, por lo que pidió a sus padres que lo dejaran jugar y aunque su madre no estaba tan de acuerdo al inicio, su padre y un médico aprobaron la idea y destacó.

El momento histórico

Kalin tiene el físico de un basquetbolista, pues mide 2.10 metros y este miércoles por la noche sumó una hazaña más a su vida al debutar en el triunfo de Kent State 97-58 ante Hiram con seis minutos en el reloj en el último cuarto y con 2:30 para terminar el partido encestó sus primeros puntos, además de registras dos rebotes y un bloqueo.

 

Bennet fue ovacionado por el sonido local con el timbre de la victoria y mientras sus compañeros lo felicitaban y a la hora de dar su primera entrevista, dedicó la hazaña a su madre.

“Esto es para mi madre, quiero decirte que todo lo que ha hecho por mí no ha sido en vano”, dijo Kalin al final del partido.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Awesome scene with Kent State freshman Kalin Bennett, who became the first player diagnosed with autism to play in a D-1 game last night, and his teammates.

Una publicación compartida por Jeff Goodman (@goodmanhoops) el


Comenta con tu cuenta de Facebook




Top Relacionadas
:)