También conocido como “El Cuervo”, Kevin Garnett acaba de grabar su nombre en los libros de historia de la NBA. El jugador de los Timberwolves es oficialmente el máximo reboteador defensivo superando a Karl Malone.

Ante los Denver Nuggets, Garnett atrapó cinco rebotes, cuatro de ellos en su aro y con esto sumó 11,409, tres más que el histórico jugador del Utah Jazz. Sin embargo, se coloca en el noveno puesto de la historia en rebotes totales con 14,612.

El problema es que esta estadística es relativamente nueva, contabilizada desde 193, por lo que jugadores como Wilt Chamberlain y Bill Russell no están en este listado, aunque si fuera así estarían muy alto.