Por Wookie Williams | @wookie_williams

Después de semanas de especulación sobre el destino de Kyrie Irving, por fin las piezas cayeron en su lugar. Boston será la nueva casa del ahora excompañero de LeBron James. El mes pasado se filtraron las conversaciones en las que Irving exigía ser cambiado porque ya no quería jugar con LeBron. Boo-hoo. Así que los Cavs tenían dos opciones: esperar a ver si los dos jugadores se contentaban o buscarle una nueva casa a Irving, una que de preferencia les diera a cambio piezas para el futuro.

Se dio a conocer la negociación entre Cleveland y los Celtics, la que mandaría a Irving a cambio de Isaiah Thomas, Jae Crowder, Ante Zizic y la primera selección de Brooklyn de 2018. Básicamente, Irving, la primera selección del draft de 2011 fue cambiado por Thomas, la selección número 60 de ese mismo draft.

Para Boston:

El cambio le da a los Celtics un equipo titular que consiste en Irving, Gordon Hayward, Al Horford, Marcus Morris y Jalen Brown, y en Irving a un jugador de apenas 25 años bajo contrato los siguientes dos años. Para Danny Ainge, parece un negocio redondo. Pero, consideremos esto: los Cletics tenían la primera selección del draft este año, y pudieron tomar a Markelle Fultz, un jugador que todo el mundo parece creer que será una futura estrella. En su lugar, cambiaron esa selección por Jason Taytum. Durante la campaña, se dice que estuvieron tratando de adquirir a Paul George, pero que Ainge no quiso ofrecer ninguna de sus altas selecciones a los Pacers, así que ese acuerdo se cayó. Y uno de los problemas que tuvieron los Celtics durante las finales de Conferencia del año pasado fue su defensa.

Irving no es mucho mejor jugador defensivo que Thomas, pro al menos es más grande, y al perder a Jae Crowder, pierden al que era su primera opción para defender a LeBron. Los Celtics tuvieron el mejor récord del Este el año pasado, y Thomas se convirtió en un héroe local, el jugador insignia de los Celtics de esta década. Hasta perdió un diente en un juego.

Dejar ir a un jugador así, que era la ofensiva completa de Boston durante los últimos cuartos de los partidos, va a ser duro para la organización y los aficionados. Pero en el largo plazo, Irving es más joven que Thomas y el equipo puede crecer junto durante los siguientes 4 años.

via GIPHY

Para Cleveland:

A los Cavs les da un movedor de balón que sobresale en los cuartos cuartos, un defensa veloz en Crowder y la posibilidad de adquirir un jugador especial en el próximo draft que se convertirá en la base fundacional del equipo si LeBron decide irse en la próxima agencia libre. Pero Isaiah terminó lesionado el año pasado y no se sabe si volverá al gran nivel que mostró en 2016-17. Su contrato se termina al finalizar la siguiente campaña, lo cual podría indicar que Cleveland se está preparando para buscar un agente libre suprestrella en 2018 para tratar de convencer a James de no irse, o que los Cavs van a entrar en modo de reconstrucción total si el mejor jugador del mundo se lleva sus talentos a otro lado.

En el corto plazo, los Cavaliers lucen como un equipo más débil del que perdió la Finales contra los Warriors. Thomas no puede cubrir a los PGs del Oeste, y la ofensiva de Irving, capaz de explotar en cualquier momento, será difícil de igualar. Sin embargo, Thomas es un tipo confiable que comete pocos errores, Crowder puede defender muy bien y siempre y cuando LeBron James esté en el equipo, van a seguir siendo contendientes a llegar a las Finales.

Para la afición:

El primer partido de la temporada para ambos equipos sucederá el 17 de octubre, cuando los Celtics y Kyrie visiten a los Cavs, en lo que será sin duda una noche de abucheos como no hemos visto desde que LeBron regresó a Cleveland vistiendo el uniforme del Miami Heat. Isaiah tratará de demostrarle a sus excompañeros que fue un error que Boston lo dejara ir, y Kyrie tratará de demostrar que es un jugador de élite en la NBA, así que será un partidazo.

Pleca Instagram Deportes