Durante la Eurocopa del 2008, Rusia fue la gran revelación del torneo al alcanzar las semifinales con un juego ofensivo que era un deleite para los amantes del buen futbol. Todo esto fue en gran parte al técnico Guus Hidink, quien encontró una gran generación de jóvenes jugadores encabezados por Roman Pavlyuchenko y Andréi Arshavin, quienes deslumbraron por su gran talento y al terminar la Euro, fueron fichados por el Tottenham y el Arsenal, respectivamente.

Apuntaban a ser estrellas de la Premier League, que en ese entonces era dominada por el Manchester United de Cristiano Ronaldo. Pero la historia fue muy diferente para ambos jugadores, pues no rindieron como se esperaba en Inglaterra. Tanto Arsenal como Tottenham decidieron darle oportunidad de mayor crecimiento a ambos jugadores prestándolos a clubes de menor importancia, en donde muy posiblemente tendrían mayor tiempo de juego.

Arshavin volvió al Zenit de San Petersburgo y Pavlyuchenko fue relegado al equipo de segunda división de los Spurs, el Ipswich Town durante 6 meses. Al terminar dicho periodo se les dio una oportunidad más de brillar, pero tal y como la primera vez, decepcionaron de manera rotunda, Arshavin, en 98 partidos con el Arsenal anotó sólo 23 goles y Pavlyuchenko, en 71 partidos disputados con el Tottenham, anotó la pobre cantidad de 21 goles, sellando su salida del futbol inglés.

Pero ya nada era lo mismo en ambos jugadores, tanto Arshavin como Pavlyuchenko regresaron en 2012 a la Liga Premier Rusa, el primero al Zenit de San Petersburgo y el segundo al Lokomotiv de Moscú con la esperanza de volver al nivel mostrado en 2008, pero nunca lo lograron.

Se convirtieron en jugadores que mostraban su gran calidad una o dos veces por temporada y eso comenzó a exasperar a los directivos de sus clubes, hasta el grado de no renovarle contrato a Andréi, quien se ha quedado sin equipo a la edad de 34 años:

“Tengo sentimientos encontrados en este momento, pero no pienso en retirarme”, aclaró Arshavin al ser consultado por una eventual retirada del fútbol activo. Zenit le ofreció seguir pero en otro rol, ya no en el plantel profesional, y el futbolista lo rechazó. El DT Villas-Boas apenas contó con él la pasada temporada. En la Selección Rusa es parecido, Capello ya no lo convoca más.

Por su parte Pavlyuchenko, quedó domo un jugador de los que rellenan plantel nada más. Nunca volvió a tener el olfato goleador que tuvo y hoy a sus 33 años, al igual Arshavin, tienen al retiro como la opción más viable en sus carerras. Lástima.

@SopitasDeportes/@Cristofleon