Una vez consumado el sexto fracaso consecutivo, los Lakers no tienen motivos para arriesgar a su estrella, LeBron James, por lo que no volverá a jugar en los que resta de la temporada.

El equipo angelino no estará en los playoffs por sexto año, lo que representa la peor racha de la franquicia, luego del bajón que sufrió a finales de enero y que se acrecentó en febrero y marzo y ya sin nada qué pelear, le darán descanso a LeBron pensando en la siguiente temporada.

Getty Images

El jugador de los Lakers sufrió una lesión en el último juego ante Brooklyn y su rodilla presentó una inflamación. A esto se le suma las molestias en la ingle que lo alejaron de las duelas a finales de diciembre, por lo que la plana mayor del equipo angelino, Magic Johnson y Rob Pelinka, presidente de operaciones y gerente general, respectivamente, informaron que la temporada terminó para The King.

“Después de consultar con nuestro equipo de médicos, hemos decidido suspender a LeBron de los juegos por le resto de la temporada. Esta decisión permitirá que su ingle se cure completamente y es mejor para el éxito a futuro tanto para LeBron como para los Lakers”, publicó la franquicia en un comunicado.

 

James ya se perdió el juego contra el Jazz de Utah el pasado miércoles. El viernes jugó en la victoria 115-129 frente a Charlotte, sin embargo, no volverá a la duela para los seis choques restantes de la temporada regular, entre ellos el juego frente a los Warriors el próximo 4 de abril.

Sin embargo, James se mantendrá junto al equipo, incluso hará el viaje para los duelos contra New Orleans y Oklahoma City y volverá para presenciar el choque contra Golden State.

https://instagram.com/sopitasdeportes