La llegada de LeBron James a los Lakers colocaba a la franquicia angelina como uno de los principales candidatos al título de la NBA, sin embargo, aquella teoría se vino abajo en los primeros partidos de la temporada luego de sufrir cinco descalabros en los primeros siete duelos, en los que además se evidenció que “The King” no tenía un socio a su altura.

Una vez terminada la primera parte de la temporada, los Lakers están fuera de la zona de los Playoffs con un récord negativo de 28-29, en el décimo puesto de la Conferencia del Oeste, en gran parte por la ausencia de LeBron, tras la lesión sufrida en Navidad que lo alejó de la duela por 18 juegos.

Getty Images

Consciente de que los Lakers dependen por completo de él, James aceptó que en los 25 juegos restantes de la temporada deberá mostrar su mejor versión para sacar las papas del fuego, reto que acepta con gusto.

“Mi nivel de intensidad tiene que elevado. Me siento incómodo. Me encanta estar incómodo. Me enamoro de estar incómodo. Esta es otra cosa incómoda para mí y me encanta”, declaró LeBron, quien ha jugado la postemporada en 13 ocasiones consecutivas y en ocho ha estado presente en las finales.

Los Lakers suman cinco campañas al hilo sin calificar a los playoffs, lo que representa la peor racha en la historia de los Lakers y el primer reto en la carrera por buscar la postermporada es el incómodo Houston Rockets de James Harden, este jueves, en Los Ángeles.

Getty Images

En los últimos cinco partidos, ya con LeBron de regreso en la duela, los Lakers tienen cuatro derrotas en cinco partidos. ¿Podrá hacer el milagro de los playoffs? “Ese es nuestro objetivo. Ha sido nuestro objetivo desde el comienzo de la temporada y sigue siendo nuestro objetivo”.

https://instagram.com/sopitasdeportes