Marcelo Bielsa ha comenzado a contagiarle su locura al Leeds United en la Championship. El estratega argentino dio un paso importante en el camino rumbo al ascenso a la Premier League durante el último partido de su equipo, que se impuso 3-2 al Blackburn Rovers.

El triunfo no sorprende tomando en cuenta que su equipo está bien relacionado con las victorias esta temporada, sin embargo, la forma agónica en la que se gestó el 3-2 contra Blackburn tiene a sus aficionados en éxtasis, pues al minuto 90 perdía 2-1, pero en tiempo agregado no sólo empató el juego, sino que le dio vuelta.

Bielsa, quien pidió que le colocaran dormitorios y una cocina en el campo de entrenamiento para quedarse ahí y no lidiar con el tráfico, tiene al Leeds como líder de la Championship con 51 puntos, tres más que el Norwich, después de 24 partidos. Cabe recordar, que en esta división, los dos primeros consiguen el ascenso directo y el tercero, que en este caso es West Bromwich con 45 puntos, va a la promoción.

Derrick Williams marcó el primer gol del partido en su propia puerta para poner en ventaja al Leeds, luego Charles Mulgrew empató de penal y al 90’ puso en ventaja al Blackburn en un tiro libre que se comió el portero del Leeds.

El juego parecía estar completamente hecho para el Blackburn, pero Kemar Roofe empató en el agregado tras una jugada en la que el balón apenas superó la línea de gol y segundos después el mismo Roofe consiguió el tanto del triunfo más loco del Leeds.

“Fue conmovedor para todos. En el futbol tienes emociones que alcanzan un máximo y alto nivel. Es por eso que nada es comparable al futbol cuando se trata de emoción”, dijo Bielsa al final del partido.

Así lo vivieron los aficionados en las tribunas