Getty Images

Leicester cae por goleada ante Bournemouth y esto le gusta al Manchester United y Wolverhampton

Leicester City se desplomó en sólo unos cuantos minutos frente al Bournemouth, que no había disparado a portería en 60 minutos, sin embargo goleó al visitante 4-1 y esas son buenas noticias para el equipo que lucha por la salvación, pero también para el Manchester United y de paso para el Wolverhampton en la lucha por los puestos de Champions League.

Los Foxes se quedaron estancados en 59 puntos en el cuarto sitio, el cual pueden perder este lunes si Manchester United le gana al Southampton. Después de esto quedarán pendientes tres jornadas, en las que Wolverhampton también le puede dar pelea, pues suma 55 unidades y de mantener un paso ganador, el equipo de Raúl Jiménez podría beneficiarse del juego entre el United y Leicester en la última jornada, así como de la posible suspensión al Manchester City de la UEFA.

Leicester fue superior en el trámite del partido y pudo dejar finiquitado el partido desde el primer tiempo, sin embargo, los Foxes dejaron vivo a su rival, que es uno de los candidatos para descender a la Championship.

Los goles

Jamie Vardy adelantó al Leicester a los 23 minutos tras una jugada más de empuje que de virtuosismo, pero al final de cuentas le hizo justicia a lo que estaba sucediendo en el terreno de juego. Además, Vardy llegó a 23 goles en el torneo.

Sin embargo, el pecado fue dejar vivo al local, y en sólo dos minutos durante el segundo tiempo, Bournemouth puso de cabeza el partido, primero con un penal polémico que fue convertido a los 66 minutos por Junior Stanislas.

Getty Images

Al 68’ Dominic Solanke se escapó por el costado izquierdo y no paró hasta mandar el balón al fondo del arco y así darle vuelta al marcador, pero la desgracia del Leicester no terminó ahí para el Leicester, pues Caglar Soyuncu fue expulsado tras involucrarse en un conato de bronca.

En sólo dos minutos, el Leicester recibió dos goles y se quedó con uno menos en el juego con poco más de 20 minutos por jugarse, por lo que el equipo cayó en una etapa de desconcierto y a siete minutos del final cayó el tercero cuando Stanislas revolucionó en el área y contó con la fortuna del desvío de Jonny Evans.

A cuatro minutos del final llegó el cuarto tanto del local, obra de Solanke, quien convirtió el juego en humillación para el Leicester.