Lewis Hamilton obtuvo su noveno triunfo en la temporada y lo hizo en casa. El británico obtuvo la bandera a cuadros en el Gran Premio británico, por lo que hizo sonar su himno en lo más alto del podio.

Después de perder protagonismo en el Gran Premio de Austria, Mercedes volvió a reclamar el dominio y por novena ocasión en 10 carreras de la temporada, la escudería alemana hizo el 1-2 con Valtteri Bottas, mientras que el tercer puesto fue para el monegasco de Ferrari, Charles Leclerc.

Getty Images

Un paso más hacia el campeonato

Hamilton largó desde el segundo cajón, sin embargo, se adueñó de la punta en el cuarto giro, en el que superó su coequipero Valtteri Bottas, quien había largado desde la pole position.

El británico no dio opción al finlandés y además se apuntó la vuelta más rápida sobre el circuito de Silverstone, por lo que además de los 25 puntos del triunfo se adueñó del punto extra.

 

Con ello, Hamilton suma 223 puntos en la clasificación de pilotos y supera por 39 unidades a su más cercano perseguidor, Bottas, que tiene 184. Más atrás se ubica Max Verstappen, con 136 unidades en el tercer sitio.

El choque entre Vettel y Verstappen

En términos generales, el Gran Premio de la Gran Bretaña ofreció un buen espectáculo, con duelos interesantes a lo largo de la carrera, el principal de ellos entre Sebastian Vettel y Verstappen, quienes terminaron contactándose en el giro 37.

Verstappen era cuarto y Vettel quinto cuando el alemán intentaba el rebase, sin embargo lo único que hizo fue echarse a perder la carrera al tocar los neumáticos traseros del holandés, quien pudo volver a la pista aunque perdió un sitio y terminó quinto en la carrera.

 

Vettel perdió más, pues fue sancionado y terminó en el sitio 16, sin puntos y con una nueva fila de críticas. Sin embargo, el principal beneficiado de esto fue Leclerc, quien de esta manera se deshizo de los contrincantes que amenazaban su tercer sitio, así como Pierre Gasly, quien del sexto sitio ascendió sin mayor esfuerzo al cuarto.

Pésimo día para Checo

De los 20 pilotos que arrancaron, tres tuvieron que abandonar: Kevin Magnussen, Romain Grosjean y Antonio Giovainazzi, por lo que cruzaron la meta 17 autos y el último de ellos fue el mexicano Sergio Pérez, quien sufrió una rotura en el alerón delantero.

El mexicano largó 15, tuvo un buen arranque y estaba a punto de unirse a la zona de puntos, cuando sufrió un contacto con Nico Hulkenberg, lo que le obligó a hacer una parada extra en pits y esto terminó por arruinarle la carrera al mexicano, quien aseguró que tuvo un problema con el volante, lo que le impidió evitar cl contacto. “Lo arruinó, cambiamos el alerón, el volante, creo que el séptimo lugar era posible… así fue este es día. Esperemos que empecemos a competir por los lugares la próxima carrera”.

Por sexta carrera consecutiva, la escudería Racing Point terminó sin puntos, ya que el coequipero Lance Stroll finalizó décimo tercero.

http://instagram.com/sopitasdeportes