Lobos BUAP podría revivir en el futbol mexicano, pero no jugaría en Puebla, sino en Mazatlán, Sinaloa, donde está por terminar la construcción de un estadio exclusivo para el futbol.

La construcción del inmueble está a un 80 por ciento, pero la bronca es que no hay equipo de futbol profesional, por lo que la familia Toledo Pinto, que maneja al equipo de beisbol, Venados de Mazatlán, está en busca de una franquicia y es ahí donde entran los Lobos BUAP.

 

Mario Mendívil, accionista de Lobos BUAP, vendió el certificado de Primera División a Bravos de Juárez, por lo que ahora Mendívil tiene un certificado para que una franquicia se integre al Ascenso MX, por la cual han mostrado interés los Toledo, de acuerdo con la columna de David Medrano publicada en Récord.

El acuerdo entre Mendívil y la Liga MX es hacer válido el certificado en el Ascenso MX a más tardar en junio. Para ese entonces, el estadio de Mazatlán ya estaría terminado.

Mendívil aceptó en mediotiempo que ya hubo pláticas con los Toledo, aunque no hay nada cerrado. “No sé si ellos tengan otra opción, pero sí hubo un acercamiento”, dijo.

Getty Images

Actualmente hay 14 equipos en el Ascenso MX y para el Clausura 2020 podrían ser 15 si se concreta la desafiliación del Veracruz en Primera División. Para el Apertura 2020 el cupo podría aumentar a 16 con la franquicia que se busca en Mazatlán.