Las mentiras con las que el ‘Loco’ Abreu convenció a Guardiola para jugar en Dorados

Josep Guardiola dejó huella en el futbol mexicano con Dorados de Sinaloa, equipo con el que puso fin a su carrera y de paso construyó sus primeros pininos como técnico al lado de su amigo español Juan Manuel Lillo.

Durante su etapa con el club de Sinaloa, el ahora estratega del Manchester City influyó en jugadores como Adrián Aldrete y el uruguayo Sebastián Abreu, quien ahora es timonel en su país.

Y de hecho, el exdelantero charrúa compartió la forma con la que logró convencer a Pep para jugar en México, a petición de Lillo, quien hizo el contacto con Guardiola, pero el catalán quería saber más sobre las instalaciones del club mexicano, que para ese entonces era un parque de diversiones infantiles donde el vestidor era como la casa de los tres cochinitos.

“Me dijo que le tenía que contar cómo era el club. En ese momento entrenábamos en un parque de diversiones de verano, de piscinas, y el vestuario nuestro eran quinchos (así se les dice a los espacios donde se hacen asados) de paja con sillitas de plástico al aire libre. Tenías que salir con toallas porque había familias con chicos”, detalló Abreu a TyC Sports.

Mexsport

Ante el temor de espantar a Guardiola con estas limitadas instalaciones, Abre le hizo honor a su apodo y se hizo el loco. “Le dije que en la ciudad había playa, que el Estadio estaba muy lindo y el grupo era muy bueno. Me preguntaba siempre por las instalaciones pero yo le repetía lo mismo, ya no sabía qué más decirle“, indicó.

Abreu aseguró que tiene contacto con Pep, de quien destacó la forma en la que explotaba su inteligencia antes de que le llegara el balón a los pies.

“Tenerlo de compañero fue lindo pero feo a la vez porque te dabas cuenta de que era un adelantado. Yo pensaba ‘¿Cómo puede ser que antes de que le llegue la pelota ya tenga dos o tres opciones de pase?’. Y te sentías un burro porque nosotros estábamos esperando a que la controlara para marcarle el pase”.