Los Diablos Rojos del México tienen nueva casa y la van a estrenar el próximo sábado en el partido de pretemporada contra los Padres de San Diego, uno de los 30 equipos de Grandes Ligas.

El equipo capitalino se despidió del Fray Nano, el estadio que fue su casa desde 2015, cuando el Foro Sol fue remodelado para albergar el Gran Premio de México, con un triunfo sobre Pericos de Puebla 8-7 en duelo de preparación.

La nueva casa de los Diablos será el Estadio Alfredo Harp Helú, que se ubica dentro del complejo de la Ciudad Deportiva Magdalena Mixihuca, en la que también se encuentra el autódromo Hermanos Rodríguez, y cuenta con capacidad para 20 mil espectadores y entres sus primeros invitados estará el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Getty Images

El propio mandatario confirmó su presencia al partido durante la conferencia de prensa matutina. “Les informo que el sábado voy a participar; no voy a jugar porque no nos arreglamos con el contrato, pero sí voy a asistir a la inauguración de los Diablos Rojos de México”, dijo el mandatario.

Los Padres asistirán al juego sin sus jugadores estelares, lo harán con sus prospectos y López Obrador será el encargado de lanzar la primera bola previo al partido.

López Obrador se ha declarado un fan del beisbol, deporte al cual pretende impulsar durante su gestión. Su equipo favorito en Grandes Ligas son los Cardenales de San Luis, aunque también siente simpatía por los Dodgers, incluso el pitcher mexicano, Julio Urías, le regaló una bola firmada al inicio de su gestión.

Getty Images

El primer partido oficial para los Diablos en su nueva casa será ante Tigres, su oponente histórico, el próximo 5 de abril.

https://instagram.com/sopitasdeportes