El mayor reconocimiento que puede recibir un jugador de la NCAAF, además de ser seleccionado en el Draft, es ser candidato a ganar el Trofeo Heisman. En esta ocasión, los jóvenes finalistas para recibir este honor son Derrick Henry, Christian McCaffrey y Deshaun Watson.

Lo más probable es que en uno años los veamos en la NFL, así que mejor vamos conociéndolos mejor.

deshaun watson heisman

Deshaun Watson

El equipo número de la nación es Clemson y es en su mayoría por Watson. El mariscal de campo es sin dudas el mejor jugador ofensivo de su universidad. Además, es el primer Tiger en ser finalista para este trofeo.

En la temporada actual sin duda tiene excelentes números con más de 3 mil yardas por aire, 30 pases de anotación y 11 intercepciones. Sin embargo, el daño que hace con sus piernas es igual de letal: son 887 yardas terrestres con 11 touchdowns.

Christian-McCaffrey

Christian McCaffrey

Rompió el récord de Barry Sanders por más yardas totales en una temporada con 3,496. Es un corredor extremadamente elusivo y la base de la ofensiva de Stanford. Su desempeño es tan extraordinario que en su último partido, ante USC acumuló la ‘módica’ cantidad de 461 yardas totales.

McCaffrey sería el segundo jugador de esta universidad en ganar el trofeo, el primero fue el QB Jim Plunkett en 1970. Su estadísticas son excelentes: 1,847 yardas terrestres, 540 por aire y 12 touchdowns en total.

derrick-henry

Derrick Henry

El corredor impuso un récord en la SEC de 1,986 yardas terrestres y fue líder de toda la NCAA con 23 touchdowns. El ataque aéreo de Alabama fue sumamente inconsistente este año y Henry se puso al equipo al hombro para llevarlo a las últimas instancias.

Sus últimos dos partidos fueron impresionantes, acarreó el balón 90 veces y tuvo un promedio de 180 yardas ante los oponentes de su Conferencia.

El único problema es que ganar este trofeo no es garantía de ser exitoso en al NFL, pero el futuro pinta bien para estos chicos.