Los Giants no tuvieron piedad ante los Cowboys y aprovecharon sus errores para propinarles su cuarta derrota consecutiva del año al ganarles 27-20 en Nueva York. Matt Cassel fue el villano al ser interceptado en tres ocasiones y dejar la bandeja puesta a los locales.

El compromiso era defensivo y dominado por Dallas, pero Cassel de inmediato cometió errores, en especial por su intercepción hacia Dominique Rodgers-Cromartie, quien devolvió el ovoide a las diagonales en el tercer cuarto para el touchdown que ponía el camino al triunfo.

Sin embargo, Darren McFadden, de partido espectacular con 152 yardas, apoyó con una anotación una serie ofensiva constante para que el QB de los Cowboys encontrara a Devin Street quien con una espectacular recepción empató el duelo.

No obstante, a la siguiente jugada, Dwayne Harris aplicó la ley del ex y los vacunó con un regreso de patada de salida para la anotación que les dio el importante triunfo, su cuarto de la campaña y así, seguir con la mente puesta en la cima de la División Este de la Conferencia Nacional.