Luis Hernández ‘El Matador’ pudo ser jugador de las Chivas después de jugar el Mundial de Francia 1998, en el que brilló con goles frente a Corea del Sur, Holanda, Bélgica y Alemania, sin embargo, el delantero rechazó el interés del club rojiblanco por un pequeño, pero muy importante detalle, pues pidió al jugador que se cortara el cabello.

‘El Matador’, jugaba para ese entonces en el Necaxa, el llamado equipo de la década, y utilizaba el cabello largo, además lo tenía de rubio. Salvador Martínez Rubio era el presidente del equipo tapatío para ese entonces y mostró interés en el atacante mediante el representante, quien comunicó a Luis, quien contó la anécdota en su cuenta de Twitter.

Mexsport

“Antes de ir al Mundial del 98 se me acerca el representante de aquel entonces y me comenta que Chivas me estaba buscando”, platicó el exfutbolista. “Pero hay un detalle, el presidente quiere que vayas, pero que te cortes el pelo”, le dijo el representante.

Hernández lo mandó a volar de inmediato, bien y bonito. “Nombre, que chingue a su madre, no”, habría respondido el exdelantero. “Por ese detalle no me fui a las birrias, pero eso ya fue historia y me fui a los Tigres”.

Después del Mundial de Francia, en el que Luis marcó cuatro goles, se convirtió en refuerzo de los regios, mientras que las Chivas ficharon a otro Luis, nada más ni nada menos que el ‘Doctor’ García.

Para el torneo Invierno 1998, las Chivas llegaron a la Final contra Necaxa, el exequipo del ‘Matador’, que terminó ganando el título y la figura del ‘Doctor’ García quedó marcada por no querer ejecutar un penal en el primer tiempo, mismo que terminó fallando Alberto Coyote ante Adolfo Ríos.

Después de su etapa con Tigres, Luis Hernández se aventuró con el Galaxy en la MLS para luego jugador durante dos años con el América, con el cual no le fue del todo bien y en su última etapa como profesional jugó para Veracruz, Jaguares de Chiapas y finalmente con Lobos BUAP.

¿Quién soy? Yo no soy más que un mendigo del buen futbol (y de F1), voy por el mundo, sombrero en mano, y en los estadios suplico: una buena jugadita por amor de Dios. Pasé por las filas de Futbol...

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook