El primer rugido del Estadio del Mazatlán y Tomás Boy, el primer consentido de la afición