Después de la época de Josep Guardiola, el Barcelona encontró su segunda dorada bajo las órdenes de Luis Enrique, quien ganó cinco títulos de seis posibles en 2015, año en el que también tuvo un desencuentro con Lionel Messi.

El actual entrenador de la Selección de España se carga un genio especial. En su primera experiencia como técnico de élite, con la Roma, tuvo problemas con la figura del equipo italiano, el capitán Francesco Totti y el Barcelona pasó por algo similar con Lionel Messi.

El pecado del timonel fue dejar al argentino en la banca en enero del 2015, después del receso de Navidad, en un partido contra la Real Sociedad, duelo que los catalanes perdieron. También dejó sentadito a Neymar y le cayeron críticas por tal decisión.

Getty Images

Al día siguiente, el Barça abrió las puertas de su práctica a la afición y Messi no apareció, pues a Messi no le hizo mucha gracia que lo dejaran en la banca. Para que la bronca no fuera a más, tuvo que intervenir el entonces capitán, Xavi Hernández.

Hasta que todo se solucionó hubo un tiempo de tensión, que yo no busqué sin ninguna duda… pero que apareció y tuve que gestionar”, declaró el timonel, quien en ese año consiguió la La Liga, Copa del Rey, Champions League, Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes. Sólo se le escapó la Supercopa de España.

El timonel confesó esto en una entrevista a Catalunya Radio, en la que cubrió de elogios al delantero argentino y también para Andrés Iniesta.

“Hablamos de un genio, estamos hablando de Matrix cuando la imagen, de repente, se ralentiza y uno puede hacer lo que quiera: eso es lo que hace Messi. Esas cosas solo están a su alcance. Lo he visto a Iniesta. Hace también cosas parecidas de visión periférica, sabiendo cuando le viene uno por aquí o por allá… Eso solo lo he visto hacerlo a Iniesta pero, por encima de todos, a Messi, comentó el ex timonel del Barcelona.

Getty Images

Luis Enrique también confesó que le comunicó a la directiva del Barcelona con su salida con casi un año de anticipación, al arranque de la temporada 2016-17. “Ya no tenía más energía para dar. El jugador necesita que venga otro a contarle la historia de otra manera. Llega un momento en que el mensaje se agota, y debe haber mensaje”, dijo el timonel.

https://instagram.com/sopitasdeportes