Lionel Messi ha desarrollado toda su carrera en el Barcelona, equipo con el que se ha consagrado como una de las figuras más importantes y emblemáticas en la historia del club, con el que lo ha ganado todo.

A lo largo de casi 15 años, el argentino ha vivido diversas etapas con diferentes personajes, pero especialmente dos han marcado su estadía en el Barça, Josep Guardiola y Neymar, con quienes quisiera volver a coincidir.

El jugador de 31 años concedió una entrevista a Marca y no ocultó su deseo de estar de nueva cuenta bajo las ordenes de Guardiola, quien dirige actualmente al Manchester City. El timonel ha manifestado su intención de volver al Barça, aunque sólo para dirigir a las categorías inferiores, pese a que ganó todo con el primer equipo en sus primeros años como estratega.

“Obviamente me gustaría volver a trabajar con Guardiola, para mi uno de los mejores del mundo entre los entrenadores y me gustaría volver a estar con él, aunque lo veo complicado”, dijo el delantero.

Getty Images

La segunda etapa más feliz para Messi fue con Neymar, con quien formó un tridente de miedo junto con Luis Suárez, hasta que el brasileño aceptó que el PSG pagara su cláusula de rescisión y después de dos temporada en el futbol francés, los rumores aseguran que el Ney estaría dispuesto a volver al Barça.

Me gustaría que vuela por lo que significa Ney, primero como jugador y luego con nosotros en el vestuario porque somos amigos, vivimos cosas muy lindos juntos, otras no tan lindas, pasamos mucho tiempo juntos, pero la verdad lo veo difícil hasta que salga del París, porque el París no va a dejar que se lo quiten”, declaró.

Getty Images

Y así como se han ido de España estos dos pilares en su carrera, también se fue su mayor oponente, Cristiano Ronaldo, quien ahora milita en Italia con la Juventus y a quien reconoció. “Fue un gran jugador para la liga y para el Real Madrid… fue lindo cuando estuvimos juntos en la misma liga.

Messi fue cuestionado sobre el último Balón de Oro, en el que terminó quinto para sorpresa de propios y extraños, sin embargo, el argentino le restó importancia, pues sabía que este año no ganaría el galardón, “después no me puse a esperar para ver si era tercero, cuarto o quinto”.