Getty Images

Ya salió el peine: Messi mandó el burofax tras no encontrar a Bartomeu

Lionel Messi tiene al mundo blaugrana pendiente de alguna postura oficial que aclare su futuro, el cual parece encaminado al Manchester City. Desde el pasado 25 de agosto, una las palabras más buscadas en Google es “burofax”, vía por la cual el argentino habría comunicado a la directiva su intención de salir del club catalán,

apelando a la cláusula que le permite marcharse al final de cada temporada.

A todo esto, el burofax, más que un aparato, es un servicio comúnmente de carácter legal, para enviar algún mensaje urgente. Es un documento formal y por lo tanto una prueba, que en el caso de Messi sirve para dejar clara la postura de dejar al club blaugrana.

Al argentino se le ha criticado por optar por esta vía en lugar de buscar directamente a la directiva y en especial al presidente Josep María Bartomeu, sin embargo, tenemos otros datos.

El origen del burofax de Messi

De acuerdo con la versión de Verónica Brunati, periodista argentina cercana a Messi, el futbolista intentó comunicarse con Bartomeu, pero el presidente del Barcelona no contestó, por lo que optó por la vía del burofax.

“Antes de enviar el burofax, intentaron hablar con Bartomeu, pero no lo consiguieron, por eso tomaron una decisión tan drástica: se encontraron sin interlocutor”, compartió la periodista argentina a través de un hilo en Twitter.

Los del City va en serio

Asimismo, Brunati asegura que la oferta del Manchester City es real, y le ofrece a Messi la opción de mantenerse en un proyecto deportivo competitivo, algo que el Barcelona ha olvidado en los últimos cinco años, sobre todo en la Champions.

“La oferta del City para Messi es de dos años de contrato con posibilidad de salir al año. Aún no han acordado los números finales. Y esperan negociar con Barcelona los términos del traspaso que sería a cambio de un jugador: Gabriel Jesus, tasado en 100 millones”, indica.

Si bien el Barcelona perdería a su más grande símbolo actual, ganaría un buen colchón económico para hacerle frente a la crisis, incluso antes de la pandemia, tras una serie de costosos fichajes que terminaron siendo más gastos que inversiones comenzado por Philippe Coutinho, Ousmane Dembélé y hasta Antoine Griezmann.