Mike Tyson pasará a la historia por ser un boxeador tramposo, mordelón e indisciplinado, pero tonto no era, por ello eludió los controles antidoping en varias ocasiones, ya que no entregaba muestras de su propia orina, sino la de sus hijos.

Tyson confesó en ESPN que fue sometido a varios controles antidoping a lo largo de su carrera, sin embargo, se las ingenió para no entregar su orina. Durante algún momento entregó la orina de su esposa, sin embargo, ella le recomendó buscar otras opciones, ya que existía el riesgo de que, al igual que DJ Cooper, diera positivo por embarazo.

“Solía usar la orina de mi esposa y entonces ella me decía: ‘cuando salgan los resultados te van a decir: señor Tyson, está embarazado’. Entonces mejor usaba la orina de mis hijos”, compartió el exboxeador.

Getty Images

Para realizar su jugada, Tyson solía incomodar a los testigos de las pruebas antidoping mostrándoles el pene, aunque en realidad éste era falso con una especie de depósito y bomba para fingir la orina.

“Tenía el whizzinator, el pene falso. La mayoría de los hombres, aunque seas gay, se sienten incómodos cuando les muestras el pene, así que les mostraba el pene y ellos le hacían así (se volteaban), me lo sacaba con la mano y me decían que lo hiciera solo”, confesó el estadounidense.

 

Aunque pudo eludir los controles antidoping, Tyson pasó tres años en prisión al ser declarado culpable por violación a una joven de 18 años en 1992, y volvió a la prisión unos meses durante en 1999 por golpear a un par de motociclistas.

http://instagram.com/sopitasdeportes