Nahuel Guzmán, portero de Tigres, fue objeto de críticas después de ignorar a un niño en el aeropuerto de Monterrey con la playera de Rayados, pese a que el menor lo persiguió unos cuantos metros, incluso le tocó el brazo, el argentino siguió con su paso.

Sin embargo, el guardameta indicó que en realidad no alcanzó a ver al niño, de quien ahora sabemos que se llama Diego Fernando, pero de todos modos lo invitaría a un entrenamiento y el argentino cumplió su palabra.

 

Tigres se encuentra trabajando de cara el duelo contra América por el Campeón de Campeones el próximo domingo, pero antes de partir rumbo a Estados Unidos, Guzmán conoció y convivió con Diego, quien es aficionado de Monterrey, aunque admira a Nahuel.

Esta vez no lució el jersey de Rayados, sino de la Juventus y junto con su familia pudo ver el entrenamiento en las gradas del Volcán, a donde llegó Nahuel poco después para platicar con su invitado y firmarle algunos jerseys.

Guzmán llevó a Diego a la cancha y después a los vestidores, donde conoció a todo el plantel de Tigres y ahí el portero aprovechó para regalarle su jersey con el número uno. “¡Este lo cuidas, he!”, le pidió el “Patón”.

 

Diego se ha convertido en uno de los aficionados más populares de la ciudad de Monterrey, pues un día antes de conocer a Nahuel fue invitado por Monterrey para conocer sus instalaciones a los jugadores. Marcelo Barovero le regaló un par de guantes y obtuvo autógrafos de varios elementos del conjunto del Barrial, entre ellos Miguel Layún.

http://instagram.com/sopitasdeportes