La NBA planea dominar al mundo. No en la misma forma que Pinky y Cerebro o cualquier villano de Bond planea conquistarlo todo, pero la dominación del deporte mundial por parte de la NBA es algo que parece inminente. Seguro el futbol seguirá siendo la actividad número uno en cualquier cancha del mundo, pero el baloncesto se perfila para ser el segundo más importante, y la NBA abre cada vez más caminos para hacerlo. Desde clínicas en países como India, visitas de superestrellas a China o juegos de temporada regular en México, la Liga busca cómo llegar a más y más gente.

Kevin Durant estuvo en Nueva Delhi y Agra paseando con su recientemente adquirido trofeo de campeón, dando clínicas y expandiendo el deporte.

Steph Curry y Klay Thompson viajaron a China para conocer fans asiáticos y dar clínicas a jóvenes de Chengdu y otras ciudades. Steph incluso pudo burlarse de su compañero durante uno de los eventos.

Pero durante el fin de semana la NBA llevó a cabo lo que tal vez sea su apuesta más grande hasta ahora, llevando un juego de exhibición a África. Es la segunda vez que un evento así sucede: ya en 2015, la Liga había organizado un encuentro de pretemporada y este año solidificó su presencia en el continente con el juego entre Team World contra Team Africa en el Ticketpro Dome de Johannesburgo, Sudáfrica.

Por parte del equipo africano estuvieron:

Victor Oladipo (que es de padres nigerianos)
Luol Deng (Sudán del Sur)
Thabo Sefalosha (suizo de padres sudafricanos)
Bismack Biyombo (República Democrática del Congo)
Emmanuel Mudiay (República Democrática del Congo)
Gorgui Dieng (Senegal)
Salah Mejri (Túnez)
Dennis Schroder (alemán de padres de Gambia)
Serge Ibaka (Congo)
Clint Capela (suizo de padres de Angola y Congo)

Y por el equipo del resto del Mundo:

Dirk Nowitzki (Alemanía)
Kristaps Porzingis (Letonia)
Leandro Barbosa (Brasil)
Kemba Walker (Estados Unidos)
CJ McCollum (Estados Unidos)
Jaylen Brown (Estados Unidos)
Wilson Chandler (Estados Unidos)
DeMarcus Cousins (Estados Unidos)
Kyle Lowry (Estados Unidos)
Andre Drummond (Estados Unidos)
Courtney Lee (Estados Unidos)

El partido terminó con un apretado triunfo para el equipo mundial, 108 a 97. Pero el marcador era lo de menos. Lo más importante fue la recepción de la gente, el entusiasmo general alrededor del partido por parte de todos los jugadores, de la afición y de los embajadores de la Liga, como Dikembe Mutombo, uno de los jugadores africanos que más éxito ha tenido en la historia de la NBA. En un continente donde el 65% de los habitantes son menores de edad, mostrarles el juego y convertirlos en fans desde ahora es más que una oportunidad dorada para la NBA de crecer. Es la forma en la que comienzan su dominación mundial.

La campaña pasada, la NBA tuvo 113 jugadores internacionales de 41 países diferentes, y este año el número posiblemente subirá. De esos jugadores, 14 eran nacidos en África. Durante el pasado draft, 14 jugadores internacionales fueron seleccionados, mientras que en 2016, fueron 26, un récord para la Liga. Todo es parte de ese plan, de lo que la NBA hace todas las noches, tratar de conquistar al mundo.

Por: Wookie Williams/ @wookie_williams

Pleca Instagram Deportes