La agencia libre de la NBA nos ha dejado buenas cosas, como la sorpresa de Kevin Durant y Golden State. Sin embargo, los contratos que se han firmado llegan a ser hasta grosero por las cantidades estratosféricas que se han pagado por jugadores de nivel medio.

Si lo vemos cuando terminó esta época de contrataciones en la NFL todos nos quedamos con el ojo

cuadrado presenciando los acuerdos que se firmaban. La bronca es que la liga de basquetbol en lugar de aprender de eso, lo tomó y empeoró la situación

Jamás se pretende ofender el talento de un jugador, pero seamos honestos ¿Harrison Barnes vale 94 millones de dólares por cuatro años? Por supuesto que no.

Lo de Mike Conley Jr. es igual de grotesco. Un basquetbolista que promedia apenas 13.6 puntos por partido se convirtió en ¡el mejor pagado de la liga! Y lo peor, tiene 29 años, por lo que los Grizzlies tampoco es que estén apostando por el futuro ni mucho menos. Sí, es un buen base, pero para que en el 2017 gane 26.61 millones de dólares, ni Stephen Curry gana eso.

mike conley jr

Siguiendo con los ejemplos, ahora nos vamos Dwight Howard. Aunque su contrato puede ser un poco comprensible por su fama, el nivel de juego que ha manejado en los últimos años no vale 70 millones de dólares.

Así, las decisiones de los dueños de las franquicias llegan a ser incomprensibles. Parece que les gusta regalar el dinero y no dudemos que en un rato se arrepientan y hasta una huelga se dé. Eso sí, hay que dejar bien claro que ambas ligas son de lo mejor en el mundo en el nivel deportivo y económico. Aún así, es difícil imaginar hasta qué punto llegaran las contrataciones para que los mandamás se den cuenta que el costo por contratar jugadores está siendo sobrevalorado.

***Foto Getty Images

seguir sopitas deportes