Antes de Navidad, al mexicano Néstor Araujo le tocó encarar a los delanteros más letales de la liga española, en la visita del Celta de Vigo al líder Barcelona, que se impuso 2-0 y se mantendrá en lo más alto de la clasificación después de 17 jornadas.

Pese a que Antonio Mohamed, el técnico que llevó a Araujo al Celta, fue cesado del banquillo desde el 12 de noviembre, el mexicano se mantiene como titular en la central del Celta y jugó los 90 minutos frente a los catalanes.

Al mexicano le tocó bailar con las más feas de la liga española: Lionel Messi, Luis Suárez y Ousmane Dembélé, que en conjunto han marcado 31 goles en la temporada.

Getty Images

Muy temprano en el juego, el mexicano tuvo una opción para marcar en un tiro de esquina, en el que el ex jugador de Cruz Azul y Santos no le dio dirección al balón y éste salió llorando por la línea de meta.

Dembélé llegó a este partido con seis goles en sus registros en La Liga y abrió la cuenta a los 10 minutos tras un rebote del portero del Celta, en el que Araujo no pudo hacer mucho.

Messi consiguió su gol número 15 de la temporada a los 45 minutos y el mexicano tampoco responsabilidad en la jugada, pues él encerraba a Dembélé cuando Jordi Alba cruzó para el argentino, quien apareció por el centro del área.

En general, Araujo cumplió con un buen trabajo, aunque en algunas ocasiones se vio lento ante los velocistas que tiene el Barcelona, principalmente Dembélé, pero sí le pudo poner un alto a Luis Suárez.

Tras la derrota, el Celta se quedó con 21 puntos en la parte media de la tabla general.