Liga MX

América y el don de convencer a los que alguna vez le juraron odio eterno

América tiene una especia de don, pues termina convenciendo a aquellos jugadores que alguna vez juraron odio eterno, como Agustín Marchesín, quien como jugador del Santos aseguró que nunca jugaría para el Ame porque era un club “sin corazón”, y ahora hasta ídolo es en Coapa.

 

Lo mismo ha sucedido con Nicolás Castillo, quien se ha convertido en refuerzo de las Águilas, después de que en mayo del 2018 atacara al técnico de las Águilas, Miguel Herrera en plena conferencia de prensa.

Pumas había sido eliminado en los Cuartos de Final del Clausura 2018 por las Águilas. El chileno fue expulsado de una manera controvertida, por lo que pidió que le dieran la copa al América cuando pasaba justo por la zona de la sala de prensa del Estadio Azteca: “¡Piojo’, que te entreguen la copa”.

 

En octubre del mismo año, cuando Castillo marcó el gol del triunfo para Chile en el partido amistoso contra México en el Corregidora de Querétaro, el delantero  fue cuestionado sobre su regreso al futbol mexicano, el cual aceptó, sin embargo, aclaró que lo haría para Pumas, donde se convirtió en un ídolo gracias a su producción goleadora.

“De México siempre voy a estar muy agradecido por lo que me dieron, siempre voy a tener a México en mi corazón. Sí, obviamente que regresaría, el primer equipo que elegiría sería a Pumas”, dijo el andino.

Otro caso de hace tiempo fue el de Ramón Ramírez, figura de las Chivas, que siempre manifestó que su arribo al equipo de Coapa fue obra de las directivas, pues él no estaba de acuerdo en jugar en el club azulcrema.

Debido a su bajo rendimiento con el equipo de Coapa, Ramírez terminó regresando a las Chivas.

Mexsport

Comenta con tu cuenta de Facebook