La final del Australian Open nos entregó un juegazo. Novak Djokovic, número 1 del ranking ATP, derrotó a Rafael Nadal, número 2, para coronarse campeón.

Al serbio le bastaron tres sets para coronarse campeón en Australia. Con triunfos de 6-3, 6-2 y 6-3, se alzó con su título número 15 de Grand Slam. Además logró mantenerse en la cima del ranking ATP, ubicado como el mejor tenista del mundo.

El nivel de Rafael Nadal no fue el mismo que venía mostrando. Se le notó muy falto de ritmo al momento de ir a buscar respuesta a Djokovic. El serbio consiguió su tercer título de Grand Slam de forma consecutiva y el séptimo en un Australian Open.

Los tiros de Nadal reflejaron su nerviosismo. Temeroso y muy corto, a diferencia de lo que había ido mostrando en juegos anteriores. El primer set fue totalmente para el serbio que con un 4-0 tuvo la oportunidad de llevarse el primer episodio.

En el segundo set, Rafa consiguió mejorar. Logró llevar las cosas un poco más apretadas pero al final, la buena reacción de Djokovic y los golpes a media pista lo llevaron a tomar una ventaja aún más cómoda. No obstante el español sólo tuvo un break en todo el encuentro. Para el tercer y último set decisivo, el Nadal logró moverse con más facilidad, consiguió que ‘Nole’ se incomodara por momentos y que se desplazara con más dificultad, pero un 30-40 en el punto decisivo, no lo supo manejar.

Para Rafa Nadal fue su cuarta derrota en una final de Australia. Djokovic se convirtió en el máximo ganador del Australian Open. Lo conquistó en 2008, 2011, 2012, 2013, 2015, 2016 y ahora en 2019.