Tom Brady logró salir avante de su posible sanción por el Deflate Gate y juega una gran temporada a lado de los New England Patriots, pero no por eso deja de ser motivo de burlas por el tema de su supuesta trampa.

Una pareja en Estados Unidos contrajo nupcias: ella, fan de los New York Giants, él, seguidor de los Pats. Esa fue razón suficiente para que Liz Gigliotti se burlara por los balones desinflados.

Esto no se dio en el discurso amoroso, sino cuando Dave decidió partir el pastel y es que se llevó la sorpresa de su vida: tenía una figurita de Tom Brady vestido de novia y un balón ponchado.

Seguro para muchos fans de los Patriotas esto hubiera sido una verdadera falta de respeto, pero parece que el novio lo tomó con mucha filosofía. O igual se la cobra luego.

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook