¡Se acabó! Oakland Raiders cortaron a Antonio Brown del equipo

Una de las ‘novelas’ más largas y polémicas que azotaron a la NFL estos últimos días, acaba de llegar a su fin. Luego de la disputa entre Antonio Brown con personal de los Raiders, la franquicia de Oakland ha optado por cortarlo de su equipo, regresándole la ‘libertad’ que tanto anhelo tras involucrarse en este problema.

Antonio Brown recientemente publicó en su cuenta de Instagram un mensaje muy directo para los Raiders y es que el receptor abierto estaba decidido en no participar en el Monday Night Football con el equipo, por lo que pidió que lo dejaran libre para demostrar la clase de jugador que es… y se lo cumplieron.

“He trabajado toda mi vida para demostrar que el sistema es ciego para ver el talento como el mio. Ahora que todos lo ven, quieren que me adapte al mismo sistema que me ha fallado todos esos años. No estoy enojado con nadie. Solo estoy pidiendo la libertad de demostrar que todos están equivocados. Déjenme ir”, mencionó el jugador de la NFL.

Tras este altercado y problemas en días pasados, los Oakland Raiders (tal vez hartos del jugador) decidieron dar por terminada su relación, por lo que sin la oportunidad de debutar en la Temporada 100 de la NFL y tras abandonar a los Steelers, ahora es libre de buscar nuevos horizontes.

Cabe destacar que todo el problema comenzó desde días pasados cuando Antonio Brown se puso en una postura ‘muy pesada’ por el uso de los nuevos cascos, hecho que no le cayó en gracia al receptor e inició una ‘campaña’ en su contra, suceso que causó una serie de problemas.

Pidió en Twitter seguir utilizando los viejos cascos, arremetió contra la NFL, metió un par de quejas, ambas fueron denegadas pero consigue el respaldo para tener uno personalizado, hecho que calmó un poco la situación con la liga… pero no con los Raiders.

Brown luego de esto reveló por sus redes sociales una carta de multas que derivó de lo antes mencionado, hecho que no le pareció nada al Gerente General Mike Mayock, pues además de esto, Antonio perdió parte del dinero garantizado que tenía pactado, por lo que generó mayor inconformidad.

La pérdida habrían sido de aproximadamente 30 millones, por lo que iba a jugar semana a semana sin esta garantía económica de la que gozaba y aunque sorprendió que un día después se disculpó y parecía que arrancaría la temporada con los Oakland Raiders, ahora todo terminó, pues lo cortaron del equipo y pusieron fin a la novela de la NFL.