El rapero y productor musical Sean Combs, mejor conocido como P. Diddy, aseguró a través de sus redes sociales que está dispuesto a comprar al equipo de Carolina, después de conocer que su actual dueño, Jerry Richardson, lo podría a la venta al final de la temporada, después de que la NFL inició una investigación en su contra.

Y es que Richardson está envuelto en mucha polémica debido a que fue acusado múltiples veces de acoso sexual y de racismo por algunos de sus empleados, por lo que está siendo investigado por la NFL. Esto lo llevó a decidir que era buen momento de que su equipo tuviera nuevo dueño y por lo pronto la organización ya lo relevó de sus funciones y puso a Tina Becker a cargo.

El músico dijo que hacen falta dueños afroamericanos en la NFL y que si llegara, haría lo posible por darle un lugar a Colin Kaepernick en su equipo para competir por el puesto de quarterback titular, lo que haría perfecta justicia después de las acusaciones que tiene el actual dueño del equipo por hacer comentarios racistas hacia un empleado.

Colin Kaepernick no tiene equipo desde que inició el movimiento de arrodillarse durante el himno nacional estadounidense para protestar por las injusticias raciales que existen en aquel país, algo que ya le ha acreditado la portada de la revista GQ como hombre del año y el Premio al Legado de Muhammad Ali que le entregó Beyoncé, entre otros reconocimientos.

Definitivamente Diddy tiene la capacidad para ser un dueño de la NFL e inyectarle un extra a una franquicia, pues según Forbes, fue el músico que más ingresos tuvo en este año: al rededor de 130 millones de dólares brutos es lo que le dejó su ojo clínico para el talento a este productor y músico.