La antología de historias de ‘no creer’ dentro del deporte suma un nuevo capítulo y es que en Uruguay estuvo a punto de suspenderse un partido de basquetbol debido al intenso olor a marihuana que provenía de los vestidores, por lo que se detuvo en más de 3 ocasiones, Peñarol y La Unión terminaron muy molestos y todo en el primer cuarto. ¡Una locura!

Vamos a ver lo que sucedió. De acuerdo a reportes en redes sociales y del diario ‘Olé’, en Uruguay se estaba desempeñando el duelo entre los ya mencionados Peñarol y La Unión, el cual estaba a punto de comenzar pero con algunos contratiempos.

Asistentes al partido notaron que había un olor extraño por algunas de las salidas pero no hicieron caso, por lo que no avisaron a las autoridades. Recién comenzó el encuentro el árbitro así como otras autoridades percibieron el olor de la marihuana, por lo que frenaron el duelo y todo por esta razón.

En Uruguay es legal su uso y venta al público en general pero está prohibido consumirla en lugares públicos cerrados, por lo que frenaron el juego para ver si algún aficionado estaba haciendo uso de ella pero no descubrieron nada, así que siguieron el encuentro.

Pasaron un par de minutos y el árbitro volvió a frenar el partido de basquetbol, todo para ver de dónde venía el olor. El juego volvió a seguir y por tercera ocasión frenaron las acciones; se notó que el olor venía de la zona de vestidores supuestamente por lo que hicieron lo posible para alejar ese hedor y el juego casi se suspende.

Se informó que las autoridades del inmueble señalaron que de seguir este olor a marihuana, se suspendería el partido ya que no era posible jugar en estas condiciones pero afortunadamente todo quedó en esto y el duelo siguió con normalidad.

Tomando en cuenta que todo fue en el primer cuarto, les fue bastante bien para continuar con las acciones del partido. Al final del día La Unión se impuso sobre Peñarol por 78-73 en un buen duelo que tuvo un olor a… revancha.