Como por las buenas no se pudo, Paul Gascoigne tuvo que recurrir a las malas para dejar el alcoholismo. El exjugador de la Selección de Inglaterra tocó fondo debido a esta condición a tal grado que fue visto paseándose totalmente desnudo por las calles en busca de más bebidas hace algunos años.

“Gazza” fue internado en clínicas una y otra vez, y después de recibir el alta decía que todo estaba mejor, que el alcoholismo había quedado en el pasado, pero siempre se volvía a enganchar. En agosto de 2018, Gascoigne acudió a un programa de televisión en aparente estado de ebriedad.

Por ello, el exfutbolista del Tottenham y Newcastle se sometió a un tratamiento más drástico, el cual consiste en una cirugía para introducir una especie de pastillas en el estómago, las cuales provocan un efecto de malestar cuando se pasa de copas, algo así como lo que pasa en la Naranja Mecánica con Alex Delarge cuando es “curado” de la “ultraviolencia”.

 

Para ello, el exfutbolista tuvo que viajar a Australia. “Me gasté unas 20 mil libras incluyendo el viaje y todo para hacerme una operación que me ayude a dejar de beber. Te introducen como unos gránulos o pastillas en el estómago que te hace sentir mal si bebes demasiado.

Puedes tomar una cerveza o una copa de vino, pero no más. Ahora puedo caminar por el pasillo de bebidas alcohólicas de un supermercado sin tomar ninguna. Puedo controlar ese impulso”, indicó a Daily Mirror y que retoma Infobae.

Getty Images

Para Gascoigne las cosas marchan mucho mejor, pues hace poco fue absuelto de un caso por agresión sexual y se fue de vacaciones a Tenerife, España. “Me estoy divirtiendo por primera vez en mucho tiempo”.

“Con las redes sociales en estos días siempre hay un registro de dónde estás, las personas constantemente toman fotos. Pero ahora puedo lidiar con eso y los paparazzi, no tengo nada que ocultar”, declaró.