¡Round 2! Alan Pulido y Álvaro Morales se volvieron a agarrar a tuitazos

Una de las rivalidades más polémicas de los últimos meses volvió a dar de qué hablar. Alan Pulido, hoy delantero del Sporting Kansas City y Álvaro Morales, conductor de la cadena ‘ESPN’, se volvieron a agarrar a tuitazos y es que aunque ahora parecía no haber motivo para pelear, fue el exjugador de las Chivas el que encendió todo.

¡Round 2! Alan Pulido y Álvaro Morales se volvieron a agarrar a tuitazos

Foto: Kansas City

De acuerdo a un par de Instagram Stories que se volvieron virales, Alan Pulido fue el responsable de iniciar esta mini batalla en Twitter pues de la nada decidió recordar un momento del pasado en el que Álvaro Morales estuvo de ‘hablador’.

Alan Pulido subió a su cuenta de Instagram un video donde recordó el momento donde Álvaro Morales dice que Tigres goleará a las Chivas en la final que jugaron en 2017, misma que ganó al final el ‘Rebaño’, donde este personaje quedó como un ‘hablador’ y lo terminó con el popular video de los africanos cargando un ataúd.

Como era obvio y no podría pasar, la gente etiquetó a Álvaro Morales (igual que Alan Pulido) y este hombre no se iba a quedar callado pues así como ha sido en los últimos meses, es el antagónico de la vida de las Chivas.

El conductor le hizo ver a Alan Pulido que sí, ganaron aquel título del 2017 pero con la ayuda de su ‘viejo y querido amigo’ Santander, siendo factor, según se comentó en aquel año, para que las Chivas fueran campeonas.

Además de esto, le recordó a Alan Pulido que después de ese título de la ‘Liga Chivander’, las Chivas no han podido ganar nada, siendo que ni a la liguilla lograron calificar.

La gente tuvo grandes reacciones a las dos publicaciones de ambos personajes donde evidentemente hubo bandos. Una parte apoyó a Alan Pulido diciendo que todo éxito de las Chivas fue legal y que Álvaro Morales es un ‘ardido’, otra sección le dio la razón a Morales y comentó que los de Chivas son unos fracasados y hubo una tercera parte donde eran ‘neutrales’ y sólo querían ver al mundo arder.