¿Por qué el agua de la fosa olímpica cambió de color?

Recordarán que el pasado martes, luego de la competencia femenil de clavados sincronizados, les compartimos la imagen que despertó dudas respecto a la forma en que se maneja la higiene en la fosa olímpica del Parque Acuático María Lenk, uno de los principales complejos en que se realizan las actividades de los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Pues bien, después de mucha especulación, miembros del Comité de organización revelaron cuales fueron las causas de tan singular fenómeno… (redoble de tambores): el origen del cambio de coloración se encuentra en la proliferación de algas debido al calor de las instalaciones, a lo que se suma la falta de viento dentro de las mismas.

¿Satisfechos con la explicación? Bueno, siempre se puede pedir una segunda opinión:

“Cuando el nivel del cloro cae por debajo de la cantidad recomendada -que es 1-3 partes por millón (ppm), equivalente a 3-5 miligramos por litro de agua- el florecimiento de algas puede ocurrir”, señala Jonathan Schulhoff, encargado del Arthur Edwards Pool and Spa Center en Nueva York, quien agrega que el cloro puede evaporarse con el calor… así que, con las temperaturas y la humedad que se presentan en Brasil, no es nada raro lo ocurrido el martes.

A lo anterior Schulhoff agrega que las esporas de las algas pueden entrar a una fosa o alberca de distintas maneras: desde ser llevadas por el viento o la lluvia, hasta ser transportadas en trajes de baño o equipo “contaminado”. Además, condiciones como las que se presentan en una fosa, con temperaturas cálidas, luz del sol o la presencia de nutrientes como nitrato o dióxido de carbono, favorecen el crecimiento de las algas.

Pero bueno, ahora la pregunta del millón: ¿es seguro para los atletas aventarse en las verdes aguas? De acuerdo con el especialista Drew Bagin del B&B Pool and Spa Center’s, el color de las aguas no es muestra de qué tan limpia es. Ahora bien, las algas sólo son plantas y no son peligrosas: “Cuando nadas en un lago, hay una gran cantidad de algas y otras cosas “… ya si te echas un buche, es otra cosa.

Por su parte, en comunicado divulgado a la prensa, el Comité aseguró que el agua de la fosa donde son realizadas las competencias de clavados fue analizada y, a pesar del cambio de color, no existe ningún riesgo para la salud de los atletas.

Ahí tienen: una preocupación menos.

*Vía Quartz, O Globo