¿Por qué México no ha ganado medallas en Río 2016 como en otros Juegos Olímpicos?

Pleca-Rio-Sopitas

En los Juegos Olímpicos de Río 2016, México ha sido incapaz de llegar al podio en competencias en las que se pensó, previo al inicio del evento, que podrían dejar una presea para el país.

Atletas que se colocaron dentro de los tres mejores en las ediciones anteriores de la máxima justa deportiva, han mermado sus oportunidades de conseguir alguna presea –de cualquier metal– en Brasil. Pero no todo es culpa de los competidores.

Existe un organismo en México que regula todo lo relacionado al deporte para determinar lo que sucederá con él en el futuro. La Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte en México (CONADE) administra el dinero para las competencias y atletas del país, y de esa manera controla los recursos que se destinarán al apoyo de los atletas y a promover la cultura deportiva entre la población general.

Sin embargo, al parecer el organismo no realiza sus labores de administración de la mejor manera, ya que –por ejemplo– debe 15 millones de dólares a la Federación Internacional de Natación (FINA); tiene una deuda de 27 millones más con los medallistas de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, realizados en Veracruz en 2014; y adeuda también 8 millones por diversos eventos internacionales.

Y eso, es la punta del iceberg, porque estos problemas de la CONADE con organismos internacionales -entre otros factores- han terminado por afectar a los deportistas mexicanos en competencias de alto nivel.

pacheco ocampo rio 2016

En los Olímpicos de Río, durante la competencia de clavados sincronizados en el trampolín de 3 metros, los mexicanos Rommel Pacheco y Jahir Ocampo se quejaron de que en su sexto intento alguien prendió la luz que estaba sobre ellos, distrayéndolos. Aunque reclamaron para repetir el clavado, los organizadores y jueces de la FINA –esos mismos a los que la CONADE les debe una lana– no permitieron que los mexicanos subieran de nuevo al trampolín.

alfredo castillo

Ante la penosa situación, Alfredo Castillo, titular de la CONADE, expresó que esa deuda de 15 millones fue la que terminó por influir en la decisión de los jueces para no repetir el clavado de Pacheco y Ocampo. Sólo que Castillo no lo llama “deuda” y afirma que es dinero que la FINA le exige nomás porque sí.

Al parecer, el titular del organismo del deporte mexicano olvidó que, a pesar de que la FINA le otorgó el Mundial de Natación 2017 a México en 2011, fue la CONADE quien decidió retirarse al no poder costear el evento. La declinación vino con sólo dos años de anticipación, lo que complicó el panorama de la Federación Internacional para encontrar una nueva sede.

Las principales dudas que surgen son: ¿Por qué la CONADE se retiró del evento y renunció a su nombramiento como sede? ¿Por qué, si había seis años de diferencia entre la asignación y la realización del evento, no se prepararon los recursos para enfrentar el costo de la organización?

abanderados rio 2016

Las respuestas a estas preguntas están en el aire y resolverlas depende de entender el panorama general del deporte en México. En ciertos rubros parece que hay avances, pero en otros hay un claro estancamiento.

misael rodriguez rio 2016

Otro caso claro es el del boxeador Misael Rodríguez. El de Chihuahua aseguró la primera medalla del país en los Juegos Olímpicos al avanzar a semifinales. Y por supuesto, Alfredo Castillo lo celebró inmediatamente.

Pero de nuevo el titular de la CONADE borró de su mente que en 2015, el atleta tuvo que subirse a los camiones para pedir dinero con tal de conseguir fondos para viajar al Mundial de la especialidad. Una de las imágenes más vergonzosas en la historia del deporte nacional.

Si comparamos la cantidad de deportistas que viajaron a Londres contra los que lo hicieron para Río, veremos que hay 26 atletas más en Brasil que en Reino Unido. De hecho, la delegación de 125 personas con la que México acudió a tierras cariocas es la más grande en un evento similar desde Munich 1972, cuando participaron 174 atletas nacionales. Aquí parece que hemos crecido.

Sin embargo, en 2012 el presupuesto para el deporte en México fue de 4 mil millones de pesos y, para 2015. se redujo a sólo 2 mil 800 millones. O sea, aquí hemos perdido terreno. ¿O no?

Tal vez, podemos asumir que los atletas están respondiendo y esforzándose para elevar el nivel del deporte en México (y por eso tenemos a más representantes en los Juegos Olímpicos), pero parece que las instituciones no ofrecen un nivel de apoyo comparable al desempeño de quienes practican las diversas disciplinas en las que el país participa en las competencias de clase mundial.

paola espinosa dolores hernandez

Desafortunadamente, es muy difícil que la mayoría de los deportistas mexicanos vivan únicamente de la actividad en la que se especializan. En un mundo ideal, los atletas deberían enfocarse solamente en entrenar y competir, recibiendo apoyos (entre ellos, el económico) del gobierno. Así, el deporte se convierte en una fuente de empleo para la población que, directa o indirectamente, también beneficie a las instituciones que lo promueven.

Elevar el nivel de entrenamiento y desempeño de los deportistas de México, aumentaría también el ingreso por patrocinios o hasta permitiría que un organismo gubernamental se pare el cuello para presumir la calidad del deporte que se practica en el país. Con un poco de suerte, esto iniciaría un círculo virtuoso entre mejores resultados y más apoyo.

Lo malo es que sin los estímulos adecuados, apenas unos cuantos pueden dedicarse a practicar su disciplina sin distracciones (como tener un empleo o estudiar, por ejemplo). Y es aún peor que, entre aquellos que sí hacen deporte en serio, solamente aquellos que ganan constantemente los torneos en los que participan, reciben ingresos que les facilitan un estilo de vida decente.

Por supuesto, todo esto se deriva de los directivos de los organismos que rigen el deporte en México. Históricamente, en el país encontramos diversos casos en los cuales un sujeto se coloca en cualquier puesto por amiguismo o simple demagogia. Y claro, el deporte no está exento de dicha situación.

En este caso, es necesario mencionar que Alfredo Castillo llegó a la CONADE después de desempeñar un trabajo bastante cuestionable en Michoacán, donde no pudo detener la inseguridad y violencia. Desde el 16 de abril de 2015 se desempeña como el titular del organismo, pero su experiencia con el deporte antes de asumir el puesto era prácticamente nula.

fernando platas

¿Por qué no le otorgaron el cargo a una persona que estuviera más involucrada en éste ámbito? Medallistas en Sydney 2000 o en Atenas 2004 (Fernando Platas o Ana Gabriela Guevara, por mencionar algunos casos) tienen un mayor conocimiento del deporte y podrían administrar de mejor manera la CONADE que alguien cuyos trabajos han sido meramente políticos.

Previo al inicio, tanto el Comité Olímpico Mexicano (COM) como la CONADE presupuestaron siete medallas, pero consideraron a los deportistas que subieron al podio en Londres 2012 y que la mayoría ya está fuera de la competencia veraniega. Los Juegos Olímpicos de Río 2016 podrían ser para el olvido para México.

***Foto: MexSport

seguir sopitas deportes