El presidente de la República, Enrique Peña Nieto, entregó el Premio Nacional del Deporte (PND) al boxeador tapatío Saúl “Canelo” Álvarez y a la marchista juvenil Alegna González, en la categoría de deportista profesional y no profesional, respectivamente.

La ceremonia se llevó a cabo en la Residencia Oficial de Los Pinos, donde el presidente dirigió la ceremonia del PND por última vez en su sexenio, el cual finalizará el próximo 1 de diciembre.

También se entregó el reconocimiento del PND a José de Jesús Castillo en la categoría de atleta paralímpico, así como a Ignacio Zamudio e Iván Ruiz en la categoría de entrenadores, mientras que Samantha Therán y el empresario Olegario Vázquez Raña fueron reconocidos en el campo al Mérito Deportivo. Salvador Quirarte Villaseñor fue galardonado por el Fomento e Impulso a la práctica del deporte.

A diferencia de otros años, el ganador al deportista profesional, que en este caso lo ganó Canelo, sí estuvo presente en la ceremonia, pese a que se encontraba de campamento en San Diego, preparando su última pelea del año contra Rocky Fielding el próximo 15 de diciembre en el Madison Square Garden, de Nueva York.

Durante el año, Canelo le arrebató el título del peso medio al kazajo Gennady Golovkin en una pelea sumamente reñida y se colocó como el tercer mejor boxeador libra por libra, pese a que el 2018 inició con la polémica del clembuterol y una suspensión por seis meses.

En tanto, Alegna se colgó la medalla de oro en los 10 mil metros en la Copa Mundial que se celebró este año en China y además obtuvo otro oro en el Campeonato Mundial de Atletismo Sub 20, que se celebró en Finlandia, donde también se impuso en la prueba de los 10 mil metros de caminata.