El mundo de la Fórmula 1 es un mundo de glamour y por ello hay que entrarle al negocio bien forrados de dinero, lo cual revelan los datos del presupuesto de las escuderías, así como sus ingresos a lo largo del 2018, año que fue conquistado una vez más por Mercedes, que no suelta el trono desde 2014.

Sólo dos escuderías salieron bien libradas, al ganar más de lo invertido: Mercedes y Red Bull. El resto de equipos sólo recuperaron lo invertido, de acuerdo lo publicado por racefans.com y que recopila Mundo Deportivo, por lo que no hubo negocio.

Por ejemplo, Force India, la escudería para la cual corre el mexicano Sergio Pérez dispuso para el 2018 un monto de 120 millones de euros para mejorar su auto y pagar los sueldos de los 405 empleados. A cambio ingresó los mismos 120 millones. Ni le perdió ni le ganó.

Getty Images

El equipo que más le invirtió en la temporada recién terminada fue Ferrari, que se volvió a quedar con las manos vacías tanto en la competencia por pilotos como por constructores. Los italianos le entraron al 2018 con 410 millones, 20 más que en el año pasado, y 950 empleados; terminó con los mismos 410 millones.

Mercedes fue el segundo que más le invirtió, con 400 millones y luego de ganar el campeonato de pilotos y constructores, terminó el año con 405 millones. Red Bull puso sobre la mesa 310 millones y cerró al año con 315 millones.

Getty Images

El que menos gastó en el año fue Force India, que estuvo a nada de la banca rota, por lo que cambió de propietarios. Con 120 millones, la escudería del mexicano libró el año más complicado de su existencia con el tercer registro de menor cantidad de empleados, con 405.

El que menos empleados tiene es Haas, con 250, seguido de Sauber, con 400.