Mexsport

La promesa: Brian Figueroa, un puma en el desierto

Por Daniel Montes de Oca | @montesdeoca11

Desde la llegada de Rodrigo Ares de Parga a la presidencia del Patronato del Club Universidad en marzo de 2016, el directivo anunció a los cuatro vientos que una de las prioridades de su administración sería ‘revivir’ a la cantera de los Pumas y darle oportunidad a los jóvenes en Primera División.

Otra de las medidas fue reducir el número de extranjeros, sin importar nombres ni jerarquías, situación que quedó de manifiesto, pues de inmediato en el Draft vendió a Ismael Sosa, pese a que el argentino quería quedarse en el equipo y era ídolo de la afición.

Casi un año y medio después, la realidad indica que aquella promesa de revivir a la cantera por ahora solo tiene tintes de una buena intención, sencillamente porque la estructura de las fuerzas básicas en Pumas no existe y desde hace varios años dejó de ser generadora de futbolistas.

Se puede hablar de Jesús Gallardo solo como una promesa, pues más allá de que incluso ha sido seleccionado nacional, el jugador está lejos de la consolidación y de convertirse en una realidad. Tiene condiciones, sí, pero le falta recorrido y madurar.

Luego de un año en la dirección técnica del club, Juan Francisco Palencia arrancó este torneo con un nuevo canterano al que quiere impulsar, pues tiene talento y su formación es totalmente azul y oro.

Se trata de Brian Figueroa, atacante de 18 años que debutó en la Jornada 1 ante el Pachuca y que puede jugar como eje de ataque o por cualquiera de los costados.

El originario de la Ciudad de México llegó a los 12 años a la cantera felina y ha escalado por todas las categorías, siendo la Sub 17 en donde más destacó, pues la campaña pasada marcó nueve goles y fue referente en el equipo subcampeón dirigido por Israel López.

Es hábil, tiene facilidad en el encare y pisa el área con idea, además de que suele encontrar el gol. Es la gran apuesta de Palencia y Pumas hoy en día, pues es de las pocas caras nuevas que está recibiendo minutos.

En medio del mito de “revivir” a una cantera inexistente, Brian Figueroa aparece como un puma en el desierto.