El Sheffield United está de regreso en la Premier League después de 12 años deambulando entre la League One y la Championship. Tardó cuatro partidos para ganar el primer partido de la temporada y se ubica en el décimo quinto sitio con cinco unidades.

El objetivo es eludir el descenso y mantener números financieros sanos y de eso se debe encargar el propietario Abdullah bin Mosaad, un príncipe árabe, quien estaba asociado con Kevin McCabe, quien poseía el 50 por ciento de las acciones del equipo de la Premier League.

Getty Images

Sin embargo, Bin Mosaad ganó esta semana una demanda contra McCabe, quien al finalizar la sociedad tuvo que vender sus acciones por seis millones de euros. El jueves, el príncipe y propietario del equipo de futbol organizó una conferencia de prensa en la que explicó que podría hacer negocios con la empresa Saudi Binladin Group, que tiene vínculos con el exlíder de Al- Qaeda, Osama Bin Laden.

La empresa fue fundada por el padre de Osama, el jeque Mohammed Bin Landen y ha sido la encargada de la restauración de lugares santos, como Meca y Medina. El propietario del Sheffield no descarta negocios con dicha familia, la cual calificó como respetable, pese a los antecedentes de Osama.

Getty Images

“Cada familia puede tener una mala persona, pero son una familia muy respetable. No he hecho negocios con ellos en el pasado, pero estaría muy feliz de hacer negocios con ellos. La familia Bin Laden no es un nombre deshonrado ni algo que deba ocultar. Cuando veo que la familia Bin Laden es relacionada como un nombre sucio, me ofende mucho“, declaró el príncipe.

Abdullah bin Mosaad tiene una amplio recorrido como directivo deportivo. Entre 2002 y 2004 fungió como presidente del equipo árabe Al-Hilal y en 2013 compró el 50 por ciento del Sheffield y desde ese entonces fue copresidente del club junto a McCabe.

Getty Images

En 2018 compró el 50 por ciento del Beerschot, equipo de Bélgica, además es un fanático confeso de San Francisco, en la NFL.