Desde hace tres años, llegar a los Octavos de Final de la Champions y que te toque jugar contra el PSG, es garantía del pase a los Cuartos de Final, es como jugar una Final contra Cruz Azul. El conjunto parisino fue remontado por el Manchester United en el juego de Vuelta de los Octavos y por tercer año consecutivo se queda fuera en esta instancia pese a los millones invertidos en refuerzos.

En 2017, el Barcelona había quedado en jaque después de ser goleado en el juego de Ida 4-0, pero en el duelo de Vuelta los catalanes se impusieron 6-1 para dejar el global 6-5 tras una buena actuación de Neymar.

Fue entonces cuando el PSG se animó a abrir la billetera y se llevó a Neymar tras pagar la cláusula de recisión, además de fichar a Kilyan Mbappé para conformar un tridente de miedo junto con Edinson Cavani.

Para 2018, los Octavos de Final empalmaron al PSG con el Real Madrid, al que encaró con la confianza de recibir el juego de vuelta en casa y con Neymar como principal arma. Sin embargo, los merengues ganaron la Ida 3-1 y para la Vuelta el PSG no contó con Neymar, tras le lesión que casi lo deja fuera del Mundial.

La historia parecía tener un final feliz este año para el PSG, después de dar un golpe de autoridad en Old Trafford, donde se impuso 2-0. Neymar no tuvo participación debido a que se resintió de la misma lesión.

Para la Vuelta, los Red Devils dieron la campanada al imponerse 3-1, que dejó el global empatado 3-3, pero con más goles de visitante. El último de ellos, producto de un penal en el último minuto que deja a Gianluigi Buffon una vez más sin oportunidad de ganar la Champions y a Neymar con sólo un juego en etapa de eliminación directa en Champions en los últimos dos años.

 

https://instagram.com/sopitasdeportes