A pesar de los problemas del pasado fin de semana en París, el partido entre la Selección de Alemania y Holanda se iba a llevar a cabo, pero las autoridades alemanas recibieron una amenaza real en el estadio del Hannover.

Se especuló en algún momento que una camioneta estaba llena de artefactos explosivos, pero días después de ha revelado que pudieron ser cinco los explosivos que el grupo de yahadistas iba accionar.

Esto fue revelado por el servicio secreto francés y dado a conocer por el diario Hannoversche Allgemeine Zeitung, quienes también aseguraron que el orquestador del atentado era de origen alemán.

Hasta la fecha el Gobierno de Alemania no ha expresado si esto es real o solo son datos infundados, pero la cancelación del juego le salvó la vida a muchas personas.