Querétaro estuvo cerca de hacer el milagro, sin embargo Necaxa aprovechó que el local se quedó con un hombre menos al final del primer tiempo y remontó en el Corregidora 2-3 para terminar imponiéndose 6-2 en el global.

El partido comenzó movidito, después de que Necaxa ganara el juego de Ida 3-0, con lo cual obligaba a los Gallos a buscar un triunfo por un marcador idéntico para empatar el global y calificar por la mejor posición en la tabla general, mientras que los de Aguascalientes sólo tenían que buscar uno para poner el criterio de los goles de visitante a su favor y obligar a Gallos a hacer cinco.

Gallos le dio vida a la serie con un gol tempranero con un centro de Ayron del Valle a Marcel Ruiz, quien abrió la cuenta apenas a los tres minutos, por lo que el Corregidora se encendió desde ese momento.

El segundo tanto del Querétaro llegó instantes después, al 16’, con la misma fórmula: Centro desde la derecha, ahora de Alonso Escoboza y cabezazo de Jeison Lucumí, previa peinada de Alexis Peña.

Para ese momento, los dos equipos necesitaban un gol. Gallos para empatar el global y Necaxa para dejar en la lona a su rival y obligarlo a buscar otros tres, y aunque Querétaro siguió acosando el área de los visitantes, los rojiblancos respiraron con la expulsión del defensa central Luis Romo.

Gallos se quedó sin defensas centrales (todos lesionados), por lo que Víctor Manuel Vucetich tuvo que improvisar a Omar Arellano como defensa central.

Necaxa fue superior en el segundo tiempo y si no conseguía su gol fue por culpa del portero Gil Alcalá, quien se comportó como una auténtica muralla, además de la fortuna de un par de balones que pegaron en los postes.

Sin embargo, la visita encontró lo que tanto había buscado en un tiro de esquina en el que Cristian “Chicote” Calderón realizó un remate de cabeza bastante extraño, pues ya que había saltado agachó la cabeza para poder rematar.

A cinco minutos del final, Necaxa igualó el partido 2-2 tras el gol de Luis Gallegos, quien remató de primera intención a pase de Jesús Angulo.

 

El último clavo en el ataúd lo puso Maxi Salas, quien se animó a disparar fuera del área y encontró oro, pues consiguió el gol de la remontada que terminó por liquidar al local.