Quinnen Williams se convirtió en nuevo jugador de los New York Jets. El tackle defensivo sigue mostrando que los sueños se cumplen.

Williams se convirtió en el tercer pick dentro del Draft 2019 de la NFL. Pudo ser la primera selección global, con los Arizona Cardinals, pero Kyler Murray se le adelantó. Ahora formará parte del equipo comandado por Adam Gase.

Pero la historia de Quinnen Williams, demuestra que los obstáculos se hicieron para superarse. Apenas a los 13 años, perdió a su mamá y eso sirvió como una fuente de inspiración para convertirse en uno de los mejores jugadores defensivos.

El gran nivel que mostró, no le bastó para ser titular. En Crimson Tide pasó más tiempo en la banca que dentro del campo durante su primer año.

Williams fue paciente y no se desesperó. Durante la segunda temporada jugó en 14 partidos. Mismos en los que registró 20 tacleadas y dos capturas. Fue parte fundamental del título nacional que consiguieran, tras derrotar a Georgia.

Posteriormente durante su año como junior se ganó la titularidad desde el primer partido. Tuvo participación en 15 partidos y tuvo un total de 71 tacleadas. Fueron ocho capturas y casi 20 de ellas, significaron pérdida de yardas para sus rivales.

En aquel año, el equipo de Quinnen Williams se quedó a la orilla del bicampeonato. Perdieron la final ante Clemson.

http://instagram.com/sopitasdeportes