La carrera de Ray Rice dio un giro de 180 grados cuando decidió que era buena idea responder la cachetada de su novia con un puñetazo fuertísimo que le valió una suspensión de la NFL y que ningún equipo lo firmara en su regreso.

Ahora, el ex corredor de los Baltimore Ravens

parece desesperado por una oportunidad para volver a jugar y esto lo ha llevado a una promesa que realmente tiene muy buena intención. Rice comentó que si un equipo le da un contrato para jugar este 2016 todo su sueldo será donado en instituciones que atiende situaciones de violencia doméstica.

“Todas las críticas que he recibido son merecidas, porque la violencia doméstica es algo horrible. El que yo done mi salario es algo que de corazón. Sólo quiero jugar y poder terminar de manera correcta por mis hijos y las personas que creyeron en mí. También sé que muchas personas se ven afectadas por esta violencia y por eso quiero ayudar, cada dólar ayuda.

Las personas necesitan casas, refugio cuando están en este tipo de situaciones. He donado mucho dinero a caridad, pero esto es una crisis nacional. No estoy diciendo que donaré para regresar al campo, pero es algo para demostrar dónde está mi corazón. Mi corazón dicta que termine bien las cosas y que ayude a gente en el camino”.

A Ray no le hace falta dinero, el último contrato que tuvo le dejó en dos años 25 millones de dólares. Ahora, las ansias de demostrar que aún puede ser un buen corredor lo llevaron a esto. Bien o mal, su intención parece buena, pero sólo los 32 dueños de los equipos pueden decidir si vale la pena darle un contrato.

***Vía USA Today
***Foto Getty Images

seguir sopitas deportes